Peñíscola e Illueca unidas por el Papa Luna.

La villa de Illueca y la comarca del Aranda cambió cuando se estableció en estas tierras, una de las estirpes de mayor abolengo de la nobleza del Reino de Aragón: los Luna.

Su fundador, Martín Goméz se distinguió por su heroica participación en la toma de Luna en tiempos del rey Sancho Ramirez en 1094. (Villa de la provincia de Zaragoza, a 65 km. de la capital, situada al pie de la sierra de Luna, en el valle del río Arba de Biel), gesta de la que deriva su nombre en el siglo XI, dando origen a dos ramas familiares.

Una de ellas, la de Martinez de Luna, se asentó en Illueca durante el siglo XIV y de ella surgió la figura del Papa Luna, Pedro Martinez de Luna, Benedicto XIII (1328-1423), unido por la historia a la ciudad de Peñíscola donde está la casa rural  Iscola..

IMG_0731 750 con circulo

Árbol genealógico de los Luna.

Illueca Peñiscola 750

Muro de la ciudad de Illueca.

IMG_0716 750

Entrada de la casa palacio de los Luna en Illueca.

IMG_0725 750

Cráneo del Papa Luna.

Historia del Cráneo del Papa Luna.

La villa de Illueca (Zaragoza), con 3.500 habitantes, exhibe restaurado el castillo en el que nació en 1328 Pedro Martínez de Luna en el seno de una de las familias de más rancio linaje de la nobleza aragonesa.

Fue cardenal de Aragón y elegido Papa en Avignon con el nombre de Benedicto XIII. Inmerso en el Cisma Religioso de Occidente (compartiendo papado con otros dos cardenales), vivió sus últimos días retirado en el castillo de Peñíscola (Castellón), población que presume de ser una de las tres únicas sedes pontificias en el mundo (además de Roma y Avignon). Hasta el final, defendió su carácter de Papa, pese a que oficialmente le fue retirada esa consideración y fue excomulgado. De ahí la famosa frase que se atribuye al carácter aragonés: “Seguir en sus trece”.

Casi solo, murió en Peñíscola el 29 de noviembre de 1422, a los 95 años, donde fue sepultado y su cuerpo embalsamado fue conservado intacto. El Rey de Aragón Alfonso V, estaba embarcado en la conquista de Nápoles secundado por los cardenales del Papa Luna.

La politica de la época aconsejó ocultar durante seis meses el fallecimiento del pontifice. Más tarde sus restos fueron llevados a su castillo natal, en Illueca. Allí permaneció dentro de una urna, venerado por el pueblo como un santo, hasta mediados del siglo XVI. Entonces un sacerdote italiano llamado Juan Porro, que estaba de visita por catedrales aragonesas, se acercó hasta Illueca enterado de la adoración herética y destrozó la urna con su cayado. El arzobispo de Zaragoza ordenó clausurar el oratorio.

A principios del siglo XVIII, tropas francesas del que sería después Felipe V asaltaron el castillo, en el marco de la Guerra de Sucesión (entre Austrias y Borbones). Los descendientes de la familia Luna eran partidarios del bando austriaco, como todos los nobles de la Corona de Aragón. Según la tradición, los franceses separaron a culatazos la cabeza del cuerpo del cadáver en represalia por la escasez de oro encontrada en el recinto, y arrojaron su cuerpo al río Aranda.

Sólo pudo pues conservarse la calavera, que pasó a manos de la familia Luna. Vicente Blasco Ibáñez cuenta todos estos avatares en su novela histórica “El Papa del mar”.

Tiempo después, la familia Luna se unió -por casamiento- con los Muñoz de Pamplona y llevaron la calavera de don Pedro a su palacio de Sabiñán (Zaragoza), casa de los descendientes de los condes de Argillo y de Morata de Jalón, marqueses de Villaverde, señores de las baronías de Illueca y de Gotor.

En el año 2000 el cráneo desapareció de Saviñán. En Septiembre tras misteriosos anónimos es recuperado y el Gobierno de Aragón lo declara Bien de Interés Cultural, y ya en el siglo XXI se deposita en el Castillo Palacio de Illueca.

 

IMG_0726 750

Lugar donde se guarda el cráneo del Papa Luna.

Robo del cráneo.

San Vicente Ferrer lanzó su profecía allá por el siglo XV: “Para castigo del orgullo del Papa Luna, algún día, con su cabeza jugarán los niños a modo de pelota”. Lo que no pudo vaticinar el santo valenciano es que, seis siglos después, dos hermanos jugarían a los ladrones con el cráneo de Benedicto XIII.

El libro “Papa Luna. El rescate de un Pontífice olvidado” -editada por Taberna Literaria- relata toda esta peripecia.

Los autores de la obra, los guardias civiles Jesús Pastor y Octavio Rani, participaron en la investigación que logró recuperar el ilustre cráneo papal y detener a los cacos, unos jóvenes de Saviñán bastantes chapuceros y enemigos acérrimos de la ortografía.

Buen ejemplo de la escasa formación de los ladrones fue el anónimo recibido unos días después del robo y que dejó estupefactos a los investigadores: “hola siquereis la cabeza del papa luna rebelar las fotos y la bereis ya me pondre en contazto con bosotros”.

A los dos “literatos” no se les ocurrió otra cosa que comprar el carrete de fotos en una tienda del pueblo y sellar la carta en la oficina de Correos de Saviñán, no sin antes preguntar si podían enviar un sobre sin remite.

En un segundo anónimo, enviado quince días más tarde, los hermanos reclamaban el pago de “un miyon de pesetas” con una advertencia: “no yame a la policia ni tampoco a antena 3 ya que estos se han burlado de mi forma de escrivir”.

Pese a estas limitadas actitudes para el delito, los rateros consiguieron concertar una cita para el pago del rescate aunque dieron marcha atrás y no aparecieron.

Al contrario, enviaron un último mensaje en el que comunicaban que habían vendido el cráneo y hablaban de supuestos “ritos satánicos” practicados con la cabeza del pontífice.”Nos dimos cuenta de que era un juego de niños, aunque lo primordial en ese momento no era detener a los ladrones, sino recuperar el cráneo, de incalculable valor histórico”, asegura Jesús Pastor.

Los hermanos tuvieron en jaque a las Fuerzas de Seguridad durante cinco meses, hasta que la Guardia Civil logró localizar el cráneo del Papa Luna escondido en una casa de campo, a muy pocos kilómetros del lugar del robo.

A raíz de robo, el Gobierno de Aragón declarara la pieza Bien de Interés Cultural y se prohibiera tanto su venta como su salida de España.

El cráneo, cuya antigüedad fue más tarde cotejada con la prueba del carbono 14, cambió de escenario y ahora se guarda en el Museo Provincial de Zaragoza, a la espera de un destino definitivo.

Desde hace años, tanto la localidad zaragozana de Illueca, donde nació el Papa Luna, como Peñíscola, donde falleció en 1423 a los 95 años, se disputan la custodia de la calavera del pontífice español.

Benedicto XIII se opuso al poder de la Iglesia de Roma durante casi tres décadas, hasta el punto de que su obstinación por conservar el papado dio origen al popular dicho castellano de “seguir en sus trece”.

texto de EFE.

IMG_0729 750

Cráneo Papa Luna.

Historia del Castillo Palacio de Illueca.

El castillo posee diversas dependencias medievales de factura mudéjar entre las que destaca la techumbre y yeserías mudéjares del salón principal del siglo XV.

También es destacable la decoración de tradición mudéjar de las escaleras o de salones como la Sala Dorada, que es el eje articulador del castillo y posee un espectacular artesonado con yeserías policromadas. Además su sala anexa, la Sala de los Arcos y la capilla poseen todas magníficas techumbres mudéjares.

La fábrica gótico mudéjar corresponde a los siglos XIV – XV. En el siglo XVI se construyen la portada y la monumental escalera y en siglo XVII se construye la capilla.

En los siglos XIV y XV se construyó como una gran fortaleza dominando la comarca del Aranda. Las yeserias de la sala dorada y de la alcoba anexa son de esta epóca posiblemente lo hizo Mahoma Rami que trabajo en el cimborrio de la Seo de Zaragoza, San Mártir de Calatayud y más sitios de la zona.

IMG_0737 759

En el siglo XVI el Renacimiento transformara la distribución del castillo medieval. y D. Pedro Martinez de Luna realizó la galeria de arquillos de la parte superior y la puerta renacentista.

IMG_0736 750

En el siglo XVII el palacio fué adquirido por D. Francisco Sanz de Cortés, Marqués de Villaverde a Ana Apoloina Martinez. Se modifico la entrada principal elevándola sobre la roca y se cubrió el patio abierto, y se realizaron las decoraciones del mausoleo.

IMG_0733 750

En el siglo XX y XXI  el palacio fué declarado Monumento Histórico Artístico esto ocurrió en el año 1931. En 1981 el Ayuntamiento de Illueca asume la propiedad del Castillo Palacio por cesión de la familia Bordiú Nava y se restaura y dedica a actividades de la Comunidad de Aranda y a una hospedería de la Red de Aragón.

IMG_0750 750

Fachada pricipal del palacio.

IMG_0751 750

Puerta renacentista.

IMG_0742 750

Castillo Palacio del Papa Luna.

IMG_0743 750

Restos de la fortaleza medieval.

IMG_0740 750

Restos de la fortaleza medieval.

IMG_0753 750

Escalera interior del palacio.

IMG_0758 750

Ventanales del palacio.

IMG_0759 750

Palacio de Illueca.

IMG_0762 750

Plaza cercana al palacio.

Dejar un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Desarrollos Wordpress por